970×90
970×90
Ad Finem: Una reseña del disco Tributo a Voz Propia
Photo Credit To Antonio Gutiérrez

Ad Finem: Una reseña del disco Tributo a Voz Propia

Y así llegó Hasta el Fin. Tributo a Voz Propia, este regalo devenido de algún cielo de Dante ¿qué la vida nos concede aunque ahorque más que el doctor verde a su demon angel hace veinticinco olvidados veranos?

Saltimbanquis de Lima la puta ciudad es ella y tras fallida incursión al distrito bohemio y romántico que ya no lo es más porque el Metropolitano fue un cuete express otra vez más la negra noche con su eterna latería por las calles agrestes y sórdidas de Lima Centro -es un vals entumecido- hasta el Vicharra Bar y la entrega a mano alzada del encargo prometido por el Muki hacedor de este compacto musical por/y para la banda que hermana corazones: Voz Propia.

En los días claroscuros que son pan llevar, este tripack trifoliar estupendamente manufacturado “Con Cariño” -Voz Propia dixit- ha sido/es una grata sorpresa y un orgullo nada ajeno tenerlo entre las manos y que pase a mi colección imaginaria, perdida y desordenada por las expectativas largamente superadas “aún más allá de lo incantable”.

A manera de folletín incluido en el interior del pack va la información de las bandas involucradas en este material que se despacha sin escatimar costos ni reparo alguno con tal de lograr un acabado de lujo o de primer nivel -en papel couché y a full color-; están las treinta logradas fotos de cada uno de ellos, acompañadas del título de la canción que han versionado más los créditos de los fotógrafos y coincidentes amigos de la ruta de los años transcurridos.

Reseña kilométrica del disco 'Hasta el Fin. Tributo a @VozPropiaPeru'. Por Willy Wong Wimpón.

Treinta bandas (30) de la variopinta escena nacional rockera invitadas -honrosamente- (tanto de la ciudad capital como de las lejanas provincias costeras y de nuestra serranía; ¿habrá algún tipo de movida por la selva?) para difundir su sello musical. Treinta canciones que han sido escogidas -muchas como anillo al dedo y otras tal vez el peso de la encomienda les cobró factura de manera que resultaría bizantino mencionarlas o comentarlas aunque son en menor cuantía- para llevar a cabo este tributo a Voz Propia insuperable convertido en real tributo por la celebración de los treinta trajinados años de trabajo musical de los hermanos vozpropianos como los que tuvimos/tenemos el honor con el pecho henchido de haberlos conocido desde sus inicios -por mi parte- en aquel concierto en los Reyes Rojos del 87 con esa primigenia y viva imagen glamorosa como andrógina de nuestro desaparecido Carlos Magán (Boui) -junto a la musa Santillana- “fría es la noche de tu ausencia no hay calor sin tu presencia, hoy te extraño mucho más.” ( José Escajadillo).

Dos discos -black and white- en su interior como el yang yin; el primer disco negro (o lado‘A’) que abre este tributo ha tenido que pasar indefectiblemente por el despulgamiento de la selección del gusto subjetivo y propio porque propia es nuestra voz aunque nos cueste serias discrepancias y volteadas de espalda en el rincón de los fuegos cruzados.

The Black Side Of The Voz (El Disco Negro)

Me quedo con la chamba de La Base y su “Velocidad” desde el Cusco, Ilusión Marchita con “Te Voy A Exterminar” y su estupenda versión aderezada por cortas apariciones en la voz en off -del líder aprista y ex presidente de la república (1985-1990 y 2006-2011) Alan García- lo que le da un toque irónico y crítico a la canción como puntual pastilla para la memoria histórica.

Muñeca Rota y su punchero punk rocanrol cusqueño al fiel estilo de las Runaways: “El Club De La Pelea”; lo que dice mucho que las bandas de rock and roll no necesariamente tienen que ser conformadas íntegramente por hombres (ésta es la primera banda peruana que escucho formada por mujeres, en tiempos anteriores de la era subte Delirios Krónikos tenía una vocalista femenina que lamentablemente no continuó así como Empujón Brutal con la también desaparecida -en Alemania- María T-ta quien fue la más provocadora y explosiva mujer de la escena local pues era un perforwomen que llamaba la atención de propios y extraños; los medios la acapararon hasta donde pudieron pues prometía mucho pero nunca se sabe con los caminos que nos depara la vida. Salón Dadá y posteriomente Col Corazón -liderada por Támira Basallo- fueron bandas punk y de música experimentales mixtas que tuvieron una efímera transición por la escena subte entre fines de los ochenta y mediados de los noventa; sin embargo resulta relevante precisar la participación de mujeres en el rock subterráneo o alternativo nacional como parte del registro histórico.

Flor De Un Día” con Los Mortero y esa marca de rocanrol festivo urbano y barrial con grandes influencias de blues, rock and roll y R&B dado que el resultado no puede ser más que encomiable.

Demencial Demencia y su acelerada e intempestuosa versión de “Fiestas Negras”; banda trujillana de mezcla hardcore punk con metal; lo que en un determinado momento los críticos o musicólogos denominaron como ‘crossover’ en la década del noventa de las fusiones avezadas y variopintas que derivó en crossover trash y metalcore. Eso me trae regresiones hacia fines de los ochenta e inicios de los noventa de bandas nacionales hardcore punk como Guerrilla Urbana, Autopsia y Ataque Frontal (esta última tal vez la mejor banda limeña en su género) y de aquellas bandas ‘crossover’ Anti y Situación Hostil que de alguna manera fueron sus predecesores o contemporáneos que influenciaron a esta torrencial y hemorrágica banda trujillana que invita a la liberación silvestre de un buen pogo.

La Garganta dDl Caimán y “La Ley”; fresca versión postpanika con grandes influencias de grupos de la madre patria.

No Puedo Irme” es sin lugar a dudas una de las mejores versiones y gratas sorpresas de este tributo a Voz Propia, desde Trujillo llega Ciudad Gragea, banda de indie rock fresco y posmoderno; banda mixta que cuenta con la cautivadora voz de Claudia Chávez y un notable soporte de jóvenes músicos que han mantenido o tal vez resaltado el espíritu mismo de la canción -una de las mejores compuestas por Miguel Ángel Vidal en toda su historia musical-; imaginarse una canción de los Voz interpretada por la calidez vocal de una fémina rockera de dos generaciones menores -y tal vez me quedo corto- marcando su propio estilo y particularidad innantas es más que un sueño de los opios vozpropianos como una mención honrosa a esta joven banda trujillana.

Inyectores se manda con su clásico punk rock and roll una animada versión de “Lentes Amarillos”, ya también con un kilométrico recorrido en la escena local cuando antes de su actualidad musical pasaron por un proceso formativo y experimental en bandas subterráneas -de corte hardcore punk de/sde fines de los ochenta- llamadas Autopsia donde pondrían su nombre en la grabación de “Volumen 1: Maqueta Subterránea”, junto a los emblemáticos Leuzemia, Zcuela Crrada -liderados por el desaparecido poeta urbano Edwin Zcuela- y Guerrilla Urbana (donde también participaría el crítico y periodista de música rock Pedro Cornejo). Luego pasaron a llamarse G-3 siempre en la línea hardcore formación que duraría desde fines de los ochenta hasta inicios de los dosmiles y a partir de allí continuaron su camino musical hasta la fecha pero con un punk rock más limpio y ‘digerible’ que el horizontal hardcore de sus primeros comienzos.

Es en el treceavo track del disco que llega “El Momento” de dejarse atrapar por la apabullante emotividad que emana de esta conmovedora canción -el tema tributo al desaparecido Carlos Magán- que fuera compuesto por la figura legendaria de Boui (bajista y miembro fundador de la mítica banda homenajeada en este doble álbum compilatorio) y es aquí desde el inicio que empieza como un gran jadeo eyaculatorio, como un explosivo polvo/rín de pasiones hemorrágicas, una liberación catártica de sentimientos encontrados que conmoverán principalmente a quienes tuvimos la suerte de conocer al ‘Arcángel de Chaclacayo’.

La atmósfera es envolvente de principio a fin; la participación de la banda El Aire en su instrumentalización -los arreglos musicales con mayor énfasis en las cuerdas encumbra la versión y la lleva por paisajes alucinantes- toma colores épicos con un bonus track en los coros sensuales de Vivian Murphy -esposa de Boui- más la garra rocanrolera de Kimba Vilis (ex Leuzemia) y sus tonos corales que traen a colación a su entonces prometedora “Banda del Cadalso” en los noventa que compartiera escenario alguna vez junto a “La Bosta” -con nuestro amigo de rutas alternas ‘El Cosí’ Mondragón en el bajo – en un pub miraflorino; y es en aquel concierto que Mabel Valdiviezo -comunicadora e investigadora de la movida subterránea limeña que tiene un proyecto fílmico/documental en proceso muy interesante- improvisara en aquella noche una danza/performance con medias de nylon cubriendo los rostros tanto de ella como de los músicos (Karlos Webo en el bajo -ex ‘La Resistencia’ y ‘Anti’; hoy en el regreso de Zcuela Cerrada-), ojalá existiera algún registro que documente ese ‘momento’ tal como reza la canción de Boui; aquella tocada estuvo salpicada de algunos incidentes en el escenario que no influenciaron felizmente en el desarrollo del mismo.

Espejo Quebrado”, clásico vozpropiano de sus inicios maqueteros ochenteros; versión a cargo del trío Varsovia y su sonido synthpunk, minimal synth e industrial que pudo tener algo más que vibración emotiva pero tal vez ése sea el estilo dark, frío y ‘planta’ de Carla Vallenas en los vocales; el aporte musical de las guitarras y sintetizadores es lo mejor de esta entrega.

El Doom metal también viene con Reino Ermitaño y la imponente voz de la heavy Tania Duarte; los arreglos musicales originales dark góticos siniestros han sido exitosamente resueltos hacia lo pesado y épico del hard rock logrando una poderosa como magnífica versión de la clásica “Ya No Existes”; buen cierre del primer disco negro del compilatorio tributo, bien por los melenudos hijos de Hermit Kingdom.

The White Voice (El Disco Blanco)

Abre este primer track del segundo disco o (lado ‘B’) una de las bandas más (re)conocidas y comerciales del pop/rock limeño y nacional: Mar De Copas quien versiona “Los Días Y Las Sombras”; tal vez la canción más significativa y representativa de Voz Propia -por la temática de su voz poética, contestataria, existencial como melancólica y romántica es esta estupenda letra (de Miguel Ángel Vidal que cuenta por su propia voz que es un homenaje a una de sus bandas predilectas e influyentes de los años ochenta: Joy Division ) quien demanda y a un tiempo se cuestiona y cuestiona a la historia: “Aquí estuvieron los muchachos con un peso a sus espaldas, ¿dónde están?” (encumbrada cita que golpea en el corazón; viaja como justo reclamo con sabor nostálgico a/para los que acompañamos desde los inicios a esta banda de amigos y que por esos extraños e intrínsecos caminos de la vida nos alejamos un poco pero volvimos después; sin embargo a pesar del paso ineludible del tiempo la conexión jamás se perdió porque la magia de la amistad sensitiva musical es tan fuerte como el sentimiento más puro que lo puede todo aunque no siempre andemos juntos el alma se funde en una sola y trasciende más allá de lo incantable); aunado al melómano e inconfundible sonido de la banda hacen de esta composición una gran versión del rock nacional de todos los géneros y todos los tiempos- en toda su trajinada carrera musical y considerada una canción de culto por su legión de seguidores vozpropianos así como el himno de la banda postpunk quien es la razón del homenaje de este rockero compilatorio.

Esta canción -que seguramente ha/brá sido la más envidiada y peleada por interpretar- logra un resultado fresco como melódico/romántico es el estilo de los marcopianos (que seguramente suscitará polémica entre sus fans y los antis) y a despecho de ello no deja de ser una versión a la altura del tributo y de la canción original que la banda liderada por Manolo Barrios (ex Inocente y Los Trece Baladas) y Wicho García (ex Narcosis/La Banda Azul/Micky Gonzales/Voz Propia) han dejado su sello musical y han hecho de ello un tema para escuchar y oir repetidas veces pues quedará registrado en los anales del museo imaginario del rock peruano.

En Mi Mente” es la segunda entrega y ‘la canción’ del proyecto solista musical de Tania Murphy: Verde Luna. Lo que denota y nos demuestra que -aparte de ser el tema de más corta duración del compilatorio tributo- para tocar y/o hacer una bella canción no se requiere de mayores espacios de tiempo ni de recargados aportes musicales (¿el tiempo importa?) pues los arreglos musicales al estilo chill out blusero psicodélico -que tranquilamente podrían ser propalados en cualquier estación radial del mundo y que nadie seguramente se imaginaría que viene de estas ambivalentes tierras de Atahualpa y Pizarro- no han podido ser mejores, la dulce, melodiosa y museral voz de TM es un canto eterno al buen Boui con la cereza en el pastel que son los punteos de esa melómana guitarra que me trae los mismos, reconfortantes y lejanos recuerdos de la clásica “Time Is On My Side” de los atemporales Stones. Así pues, considero ésta una de las joyitas del tributo vozpropiano.

Siempre en tu corazón habrá algo que te hará correr…” rezan las primeras palabras de esta conmovedora tercera canción de este white disc, compuesta por Miguel Ángel Vidal Trujillo y que a la sazón de los estremecimientos supremos que sólo el alma sabia conduce hacia esos extraños erizamientos que la piel expone y el cuerpo no evita; las paradojas y las coincidencias son una conexión mágica e inexplicable -que ni los mismos X-Files podrían dilucidar- pues vienen precisamente de ese Extraño Deseo de/sde y como el apellido materno del buen ‘Mal Hijo’ manda hacia esa tierra homónima de Hispania por esta gran y fresca agrupación de indie rock que han logrado brillar tanto por su nostálgico, particular y melódico registro vocal como por el gran trabajo musical de las cuerdas que hacen de ésta -sin pecar en la exacerbación elogiosa y puntual- la mejor versión de una banda fan -de notoria influencia vozpropiana- en esta larga lista de temas y bandas reunidas en esta auspiciosa como titánica y ardua ha sido/es la chamba que estos dos sellos independientes amigos re/unidos para que este valioso objeto musical pueda llegar y trascender más allá de lo inimaginable: “Nunca desistas de oir a tu corazón” es la bala perfecta y póstuma que (re)sonará eterna a través del tiempo (“Son tiempos para vivir, son tiempos para amar, son tiempos para odiar, son tiempos para golpear, son tiempos para seguir…” (“Tiempos” / Voz Propia dixit: “El Sueño”-1/12/1990-).

*Los tres primeros tracks de este Disco 2 o white disc confluyen con resultados exitosos en un segmento armonioso y cadencioso -¿cazuela del mezclador digital y masterizado?; ¿sin querer queriendo?- muy logrado y acertado unidos tal vez por la melomanía musical de las bandas ejecutantes y la similitud del aire que respiran (voz propianos homework).

Paisaje 3, banda mollendina de la región o república independiente de las encumbradas y casi desaparecidas sarsa de machas y del sabroso como legendario rocoto relleno que evoca las antiguas cocinas de antaño o las picanterías en vías de extinción por culpa de la invasiva globalización gastronómica y del gusto colectivo producto de la vil modernización que degrada a los pueblos, barrios y ciudades para mutarse en culturas híbridas así como perder su auténtica identidad territorial e histórica (punto y aparte). En el sexto surco imaginable del second disc esta banda arequipeña versiona “Invisible”; un clásico y entrañable tema vozpropiano que va en un estilo electrónico experimental al trip hop (una “fusión de hip hop y electrónica hasta el punto de que ninguno de los dos géneros son reconocibles”); la musicalidad y el estilo de la voz en el tema ejecutado le da un toque ambiental muy sugerente hacia lo sensual y liberador ‘dancing suavecito’ que me trae a colación a aquellas producciones personales del desaparecido compositor y músico argentino Gustavo Ceratti léase: “Consumación Consumo” y “Karaoke” pero que iban más tiradas hacia el pop rock experimental con mayores influencias en los riffs de su reconocible guitarra como de su voz poética simple y profunda a la vez que siempre lo caracterizaron desde la irrupción de Soda Stereo.

A Oscuras” es el séptimo círculo de la mitad del final, Hamann Y La Luna; banda más oscura que indie; llama poderosamente la atención las filosas y desgarradoras guitarras que emanan de las entrañas de esta dark version de esta clásica canción de los Voz y que subyugan en lo más interno y visceral de nuestros sentidos; la atmósfera es inquietante y a un tiempo esperanzadora (como la vida misma) ya que en la oscuridad de nuestros ‘cotidianos andares’ -Alberto Candia dixit- la claridad está al final del camino aunque tal vez nos pasemos toda una vida buscándola.

Por las altas cumbres nevadas de nuestra accidentada geografía altoandina donde el soroche es el gran golpeador del insulso viajante forastero que no sabe de mareantes devaneos y de buitres incontenibles llega esta grata sorpresa desde ese lejano terruño minero de las ranas apanadas y ensopadas llamada Irinum; banda musical de synthpop originaria de la ciudad de La Oroya, considerada como la capital sudamericana del synthpop o la Mánchester de América -según cuenta su sobreautoestimada biografía o la de papá Google-.

En el octavo track del segundo disco interpretan “Espíritu”: “Se abren corazones, y el vino brota a caudal”, “Cuando eres libre otra vez, la vergüenza fluye, el miedo pierde otra vez, por todas partes se oyen gritos, miles de voces estallan juntas, muchas miserias, la muerte sigue de largo al fin”. “Jamás podremos tirar el amor por la ventana, tal vez bebimos más de la cuenta, tal vez cortamos nuestros cuerpos pero imposible tirar el amor por la ventana, jamás…

Esta es una canción intimista/optimista como confesional, nostálgica y melancólica es la voz que estalla desde adentro -en contraparte con la mayoría de sus letras oscuras, grises, tal vez pesimistas y destructivas como atormentadas, más no escapistas, pero que (se) justifican a una generación de manera descarnada y frontal marcada por/en una época de vivencias claroscuras vozpropianas plasmadas en sus anteriores trabajos por los tiempos que les tocaron vivir- que no deja de ser crítica y reflexiva consigo misma y con su entorno que rebosa ese ‘espíritu’ de búsqueda del placer de ser ¿y no ser?; de amar y sentirse amado; de brindarle una oportunidad al amor, de rendirse a los sentidos en nuestra eterna y terrenal búsqueda de/por la felicidad (¿la felicidad existe?).

Con marcada influencia musical de grupos foráneos ochenteros del techno, del pop y la new wave como los New Order, Depeche Mode, OMD, Aerolíneas Federales, Alaska y Mecano -por citar a algunos que vienen a mi mente según su evangelio musical- el aporte de Danhyel en los teclados y la programación resulta refrescante, movedizo y contagiante con un gran retrofeeling de los años ochenta en su haber; así como la energizante fémina voz de Lucis quien se complementa bien a este dueto electropop o tecno dancing y le dan vueltas a la versión original como un canto festivo, vibrante y esperanzador que llama al lenguaje del cuerpo o a acompañar con los que nos quede aún de voz propia.

Dolores Delirio, banda postpunk new wave con recorrido y reconocimiento en la escena local -seguramente devota confesa vozpropiana (de una generación menor) con total merecimiento su presencia justifica el tributo- cabe resaltar su pasada participación con su versión en vivo de meses atrás de “Los Días y las Sombras” en el auditorio de TNP (Canal 7) por el concierto homenaje al buen Boui no pudo resultar más descollante como conmovedora.

No Ir” es la versión que le ha tocado versionar con un sello más fresco y popeado de aquel estilo postpaniko y oscuro que nos encadilara -en sus inicios noventeros- pero que cambiara radicalmente de giro tras la desaparición abrupta y trágica de su entonces guitarrista y miembro fundador Jeffrey Parra quien era realmente el que marcó ese peculiar estilo oscuro y supersónico que los caracterizara y diferenciara del resto de las bandas de aquellos días.

La ejecución del tema está bien logrado pues la voz -del líder de la banda- Ricardo Brenneisen se amalgama cadenciosamente a la performance de la fuerza conjunta de las guitarras lo que hacen de éste un tema brioso para escuchar y reescuchar abiertamente y con atención como la línea final de la letra de esta canción que Miguel Ángel Vidal deja entrever su gran admiración por el genial actor, humorista y escritor estadounidense Groucho Marx (Nueva York, 2 de octubre de 1890-Los Ángeles, 19 de agosto de 1977) a quien rescata y lo incorpora -con las licencias oportunas del caso- a su lenguaje poético musical: “De la nada, hemos alcanzado las más altas cumbres de miseria, de miseria…”.

Refilando y cortando atmósferas con su sonido hard /punk rock and roll va la banda limeña -formada en los dos miles- Cuchillazo; que es un festín de riffs incontenibles de guitarras afiladas que motivan a mover el cuerpo para el disfrute de este rocanrol acelerado o sucumbir a los placeres subterráneos de un frenético pogo.

Ella“ -uno de los tantos temas clásicos vozpropianos- ha caído a pelo para que este power trío haya logrado una poderosa y melódica combinación/versión fiel a su estilo duro o pesado -como quiera llamársele- pues hay re/toques progresivos bluseros que son bien acompañados por las particulares voces de Nicolás Duarte y Capi Baigorria que si bien se mueven cada una por su lado y a su estilo de libre albedrío -uno más melodioso y limpio; el otro más visceral y salvaje- pero a un tiempo se funden y complementan como el ojo del buen alquimista logrando un resultado encomiable como insuperable en beneficio de la canción; materia del tributo.

Desde que uno escucha los primeros acordes de este nostálgico, melancólico como crítico y reflexivo es este profundo tema “Noscivo El Aire” (amparado en la influencia de la época y la visión anarca/punk/pesimista del ‘No Futuro’): ‘ Siempre habrá soledad / sangre y maldad / crea ansiedad que domina el aire, suciedad / tu ciudad pura soledad / tu ciudad, espectros que no tienen lugar / tu ciudad, los muertos que los habitarán…’ nos vemos envueltos en extrañas pero fantásticas texturas de / venidas de estos dominios misteriosos y experimentales es la música de esta interesante banda indie pop llamada Moldes -formada a fines de los dos miles y tal vez inclasificable como ellos mismos afirman- que ejecuta un tema del primer trabajo de los Voz Propia (“El Ingreso”) de manera magistral y esplendorosa; curioso detalle es el ingreso/recurso de la secuenciación de la batería que nos confunde con la clásica “Ya No Existes”; la base de los teclados es el punto más alto del tema y a pesar de ser el track más extenso del disco/tributo es una bella canción que no desgasta ni cansa parar el oído una y otra vez.

La dulce y delicada voz de Katia de la Cruz -quien en/canta y toca también tan bien los teclados- se conjuga plenamente con la de Efrén Castillo -que es el multiinstrumentista y miembro fundador del grupo- logrando una sublime versión de esta canción que es sin lugar a dudas una de las mejores logradas del disco tributo y que seguramente quedará catalogada como una de las versiones más estupendas a la banda que hermana corazones.

El cierre o el muere del disco blanco o disco 2 y del compilatorio tributo recae en la banda de Rafo Ráez y los Paranoias (2002 hasta la fecha); liderado por Rafo Ráez, un curtido músico con dilatada carrera proveniente de la era y cantera subte ochentera de/sde bandas primigenias; léase: “Ráez “(1985), “ Se Busca “ (1986-1989), participó en el “Concurso de Rock No Profesional TallerRock” organizado y auspiciado por la entonces revista “Esquina” y la mítica discoteca “No Helden” -a mediados de marzo de 1987- en el que participarían casi todos los grupos existentes (120 en total) en sus variados estilos. Finalizado en octubre con un gran concierto en la Concha Acústica del Campo de Marte, con una asistencia de 4 000 espectadores, precisa y paradójicamente Voz Propia sería el ganador (entre los finalistas se encontraban Orgus, Diario -banda prometedora ayacuchana de ska/folk-, Q.E.P.D. Carreño y G-3), también militó -aunque por un breve período- en la banda hardcore/punk “Eutanasia” (1989-1990) y “Rafo Ráez” (1994.-2001).

Hasta El Fin” es la canción versionada para este final ¡¿de bandera?! que nos trae ese estilo rocanrolero urbano, desenfadado, enérgico y envolvente como melódico es la etiqueta de Rafo Ráez -desde hace un tanto en trío, ha conformado una banda cuajada que interprete la música que siempre ha querido hacer- desde su incursión formativa en sus inicios y que en esa interminable búsqueda musical -donde tal vez llegara a su pico máximo como figura estelar en el primer Agustirock- sonara como suena ahora y que la madurez de los años le ha dado a su marca registrada la voz de una generación de los años convulsos y claroscuros que aún tiene mucho que decir desde esos extraños y comunes parajes de la urbe, capital gótica; del corazón de las calles y las esquinas siempre ha parido el mejor y auténtico rocanrol.

Epílogo: Hasta el Fin. Tributo a Voz Propia

Me queda claro que las treinta (30) bandas escogidas o invitadas -para este ambicioso y arduo material compilatorio tributo- dieron todo de sí para que su huella musical quede registrada en el espacio y el tiempo del museo imaginario de la historia del rock peruano.

Sin embargo cantidad no significa calidad y es por ello que no todas las canciones recopiladas en este pack doble han sido resueltas -a mi modo de ver las cosas y sentir la música- con la brillantez que el disco homenaje lo demanda.

Es así que sólo me he ocupado de comentar acerca de veintiún bandas (21) que valieron la pena hablar de ellas; de las cuales algunas desconocía su existencia, otras sólo las conocía por referencia y el resto ya las había escuchado por su trabajo musical registrado en sus grabaciones como en sus presentaciones en vivo.

Cabe señalar que después de la ciudad capital (donde están la mayoría de bandas como las diversas movidas y variopintos son los géneros musicales del territorio nacional) hay interesantes movidas rockeras en las provincias como Trujillo; que es el segundo destino rockero por excelencia tanto así que dos de las mejores bandas y canciones de –Ciudad Gragea & Extraño Deseo– que he recogido de este compilatorio vienen de la tierra de los sabrosos cangrejos reventados y del insuperable shámbar de los lunes restaurados (Demencia conforma parte del tridente trujllano considerado en el homenaje a Voz Propia) .

Y en ese nivel de efervesencia rocanrolera está la capital arqueológica de América y el ombligo del mundo con las bandas: Ilusión Marchita y Muñeca Rota.

También resulta relevante señalar que en la región sur del país: Arequipa, hay una movida interesante de bandas rockeras que transitan entre lo experimental, el postpunk, industrial, la electrónica, el pop y el electropop (que no están en este disco tributo) pero que tal vez de alguna manera están representadas con Paisaje 3, la única banda arequipeña tomada en cuenta en este tributo vozpropiano.

Mención honrosa para la banda/sorpresa Irinum (su significado es un real enigma) desde las alturas gélidas de la Oroya donde no todo es música vernacular la creencia de que en los lugares más recónditos como e inimaginables el olvido es sólo una utopía para armar.

Asimismo resulta válida la reflexión de no haber convocado a bandas de su generación; leo -en voz alta-: Leuzemia (¿Daniel F.?), Narcosis, Del Pueblo, Seres Van, Micky Gonzales, Zcuela Cerrada, Éxodo o Combustible, Luxuria, Cadena Perpetua o Vagabundos, Lima 13, Sor Obscena, Delirios Krónikos, Flema o Eter-K; Salón Dadá y/o Col Corazón, Eructo Maldonado, QUEPD Carreño, La Liga del Sueño o Pelo Madueño; por citar algunas de las más representativas que vienen a mi mente; razones y condiciones miles han de tener los amigos de los sellos independientes involucrados en esta titánica tarea de compilar bandas para este disco tributo como tal vez era/es la idea de dar la oportunidad de mostrar/se a bandas más jóvenes y frescas con nuevos sonidos y estilos que están en vigencia y con cierto rodaje en la escena rockera nacional.

Quizás también el sonido de los dos discos grabados en este pack doble pudo haber sido más limpio y de mayor calidad si se hubieran grabado, mezclado, digitalizado y/o remasterizado en una única sala de ensayo o estudio; sin embargo la contra realidad de contar con tantas bandas involucradas de origen provinciano viviendo fuera de la capital; la distancia, el tiempo, los costos y las horas de grabación hubieran hecho imposible cristalizar el sueño de este homenaje musical.

Mención -en punto y aparte- es la mano de Wicho García quien en su experimentado y trajinado oficio de ingeniero de sonido (aunque tal vez no haya estudiado él la profesión la práctica hace al maestro), mezclador y remasterizador de los temas involucrados pone la nota crítica e irónica en los collages auditivos y pintorescos con la incorporación de la voz en off del ex presidente y líder aprista Alan García Pérez -sacados del baúl de su inventiva fresca y puntual- en algunas de las canciones que se versionan en este tributo compilatorio (especialmente en los temas con mayor contenido político y social) que se fusionan genialmente y que de alguna manera realzan la calidad del tema como también es un flashback memorex a la historia de este increíble país de las maravillas claroscuras.

De igual forma han de quedar también -en el tapete- algunas notables canciones de la banda que acompañó y sigue acompañando nuestro diario derrotero de las rutas imprevistas que han influenciado enormemente en nuestro encendido/apagado horizonte de vida; tales como: “Llévame”, “Tiempos”, “En La Tormenta”, “Rostros”, “Adagio”, “Calles”, “ Contraluz”, “ Pavor”(tal vez me olvide de algunas más a estas alturas de mi pared medianera…).

Y a todo lo dicho -estemos de acuerdo o no-; la idea de reunir 30 bandas por el 30 aniversario de formación de la banda Voz Propia para rendirle un tributo hecho canción; es una feliz celebración, una fiesta sin par, un tremendo honor, un anhelado (re)encuentro, un alocado pero concreto sueño vozpropiano -habla Kilowat- que llega a las manos de esa no tan vasta legión de vozpropianos seguidores, admiradores y amigos de este grupo de entonces rebeldes muchachos músicos que un día en la vida tomaron la decisión de apostar por una diferente manera de asumir/encausar/recorrer/ coger/ ver/ vivir la vida con la gran pasión del arte hecho música, con la propia de voz de una generación consecuente con sus actos aunque la vida nos lleve por diferentes rumbos y apriete: “Siempre estarás en mi mente…” (dedicado a Boui).


Lee también:

Boletin Subte Rock
Discos, Polos y Entradas GRATIS para Conciertos

Suscríbete y recibirás por email cada artículo que publiquemos. Además, participarás en el sorteo permanente de discos, polos y entradas gratuitas a conciertos.

Tu privacidad está garantizada. No alquilaremos ni venderemos tu email a terceros.

¿Participas dejando un Comentario?

comentario(s) publicado(s) hasta hoy. Falta el tuyo.

About The Author

Willy Wong Wimpón

Artista gráfico, plástico y escritor de formación autodidacta. Trabaja en el rubro de la cocina artesanal. Ha editado "Fusión" (revista de arte y cultura, 1985), "Rataplán" (revista de cómic y otras notas, 1988) y el poemario autobiográfico "Notas del Alma y Otras Espinas (1991). Ha participado en innumerables exposiciones colectivas y actualmente prepara la carpeta/objeto/poemario: "No Hay Lateo Sin Blues".

Related posts

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *